30 de marzo de 2021

Michelle Espinosa, el diamante en bruto que los artista internacionales desean tener

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest

Entre la paciencia de encontrar su sonido y arriesgarse, “sacar canciones y no perder tiempo”, así se encuentra Michelle Espinosa luego de que las redes sociales le cambiaran la vida; o al menos le entregaron la posibilidad de redireccionar su rumbo con el impulso y reconocimiento de algunos de sus artistas favoritos del género urbano.

Todo comenzó cuando se dedicó a realizar covers de reguetón y subirlos a Instagram. Michelle, sin ningún tipo de estudio musical, se remite a acoplar las canciones que escoge según su intuición y habilidad natural. Eso fue lo que hizo con Dákiti, uno de los temas de Bad Bunny. Lo que ella no esperaba (aunque en el fondo llevaba la esperanza) era que el conocido intérprete de Yo perreo sola, Safaera, Te mudaste y más, compartiera su versión nostálgica de Dákiti.

Ella había realizado el cover y uno de sus amigos dijo que lo subiría a Twitter para probar suerte y ver si el artista lo veía. Y lo hizo, no solo lo vio, sino que mencionó a Michelle y compartió con sus seguidores de Instagram el talento de la ecuatoriana, trasladando el video de una red a otra. Pero esa fue toda la interacción que tuvo con el puertorriqueño que de todas formas le dejó varios seguidores en sus redes (actualmente tiene 17.000 seguidores en Instagram).

“Bad Bunny apareció en mi vida solo para subir la historia, nunca hablé con Bad Bunny, fue como: -ok, me gustó esta historia, la voy a subir y la voy a mencionar a Michelle-. Hasta ahí llegó mi contacto con él, no pasó nada; o sea yo lo amo, amo lo que hace”.

Luego fueron Mau y Ricky, y con ellos fue distinto. El antecedente de una grata experiencia con los hermanos cantantes, hijos de Ricardo Montaner, fue el mashupde Alcohol y humo y La grosera, dos temas que pertenecen a su álbum Rifresh.

Con ellos pudo conversar y también la siguieron en Instagram. “Cuando conocí a Mau y Ricky pude hablar con ellos, son personas demasiado humildes y en serio yo sentía, de verdad, como amigos. Me dieron esa confianza, son increíbles”.

Mau y Ricky pensaron que Michelle estudiaba música en la Universidad de Berkeley, ya que de acuerdo con ellos, ella utilizaba varias técnicas vocales que parecían de alguien que ha cursado estudios en música. “Les conté que nunca he estudiado música, no tengo idea de acordes o teoría musical”.

Le dijeron que ellos querían apoyarla, que si necesitaba cualquier cosa que contara con ellos, “que ellos eran mis padrinos y cuando yo sea famosa iban a estar ahí e iban a decir que ellos me encontraron primero”.

El tercero en la fila es Rauw Alejandro, este le dijo a la ecuatoriana que en algún momento quería trabajar con ella y que estaría pendiente.

La vida de Michelle en este momento está llena de promesas, de los mismos artistas, de productores, su envolvente voz ha hecho que sea un diamante deseado por muchos, pero que esperan también a que esté pulido para tomarlo.

En busca de su esencia

“Muchas personas me han hecho distintas propuestas, lo que pasa es que como comencé a hacer covers de canciones de reguetón, las personas que me contactaban se iban por esa vía, entonces había este choque de lo que es mi estilo, que sigo tratando de buscarlo. Sigo en esta búsqueda de como quiero sonar”.

En un momento para Michelle la situación fue “mucho”, tenía propuestas de personas expertas en la música para guiar su carrera artística de determinada manera sin ella saber aún quién realmente es con respecto a su sonido musical.

Sin embargo, la guayaquileña rescata que gracias a su suerte en las redes sociales ha podido conocer a personas que se desenvuelven en la música en el medio local y aunque todavía no está segura de con qué productor trabajaría, para ella, su “problema más grande” es, todavía, encontrar su sonido.

Para Michelle primero es Ecuador

Recién inició su faceta de compositora en la cuarentena, pero ya tiene escritas “un montón”. Cuando estábamos todos encerrados en casa por causa de la pandemia (de forma obligatoria), la joven buscó la forma de desahogarse. En las letras encontró el escape y dice que comenzó a escribir a conciencia. “Yo no entendía muchas cosas que estaban pasando, estaba acostumbrada a salir, a tomar un helado, estar fuera de la casa, nunca estar encerrada con mis pensamientos o mis cosas”.

De todas esas canciones que tiene en borrador solo una subió a Soundcloud, siendo esta la única plataforma aún que tiene una de las creaciones de Michelle Espinosa. Se llama Otra vez y cuenta que no planea publicarla en otra parte más porque las canciones que verdaderamente ella quisiera que estén en plataformas como Spotify “son canciones que algunas he subido en Instagram y que toqué en mi presentación”. En el mes de febrero Michelle tuvo su debut como artista local en Café Vino Bar, un espacio del Teatro Sánchez Aguilar; allí expuso covers pero también piezas inéditas.

“De mis canciones solo tengo una mía en Soundcloud, es todo lo que tengo mío en el mundo”

Michelle Espinosa

Todas mis amigas y mi familia me dicen: ya, no importa, solo produce algo pero sácalo, no te quedes estancada. Sin embargo, ella tiene la idea de primero “empezar en mi país”. Es una artista que se está abriendo paso en la escena independiente de la localidad, de modo que todavía le falta expandirse por Ecuador, siendo esta su primera meta, como ella lo menciona.

Música o medicina, una idea que le quita el sueño

Tiene 20 años y cuando comenzó sus estudios en medicina “no estaba tan metida en la música como ahora”. Fue a partir de que ingresó a un concurso de bandas (casi a la par de iniciar sus estudios en medicina) que dejó de percibir la música como un hobby, dándose cuenta de que es su mayor pasión. “Dejé de verla como algo que hacía en mi tiempo libre”.

Las lecciones, deberes y responsabilidades de la carrera le “consumían el tiempo” y no la dejaban enfocarse 100% en la música. Michelle comenzó a ver su elección como una dificultad que se interponía en su camino. “Es una pregunta que me he hecho por mucho tiempo. Sigo en medicina, pero no siento que estoy tan apasionada por la medicina como estoy por la música”.

¿Qué hacer? arriesgarse por la música, que dice que de todas formas es una vía complicada y da miedo, o la medicina, un camino seguro. “Yo diría que en medicina estás más segura de dónde vas a estar parada en unos años, lo tienes clarísimo. Pero si te vas por la música es una incertidumbre, no sabes lo que puede pasar”. El camino no está fijado, pero Michelle Espinosa actualmente está en una encrucijada de la que probablemente obtenga una victoria, o una gran victoria. (E)

Fuente: https://www.eluniverso.com/entretenimiento/musica/michelle-espinosa-el-diamante-en-bruto-que-los-artista-internacionales-desean-tener-nota/
Shape
Shape

explora más noticias